La creación de una empresa nunca ha sido tarea fácil, menos cuando no se cuenta con estabilidad económica y se empieza con dinero prestado o con los ahorros fruto de muchos años de arduo trabajo.

Emprender un negocio o empresa es una gran aspiración para muchos de nosotros; sin embargo, tener una buena idea o ser demasiado positivo y pensar que porque deseas realmente algo, el universo entero va a conspirar para que puedas realizar tu sueño, NO es suficiente.

Aquí los 5 errores del emprendedor primerizo:

1.- Cálculo de capital.-

Este error generalmente sucede porque el emprendedor no cotizó bien sus materiales, equipos, muebles, insumos, servicios, seguridad, publicidad, etc.; además, se olvidó de guardar dinero para los meses que le va a tomar a su proyecto despegar, el negocio puede tardar meses o años en ser rentable y lo peor es que no pensó tampoco que el ingreso de más competidores a su mercado puede incrementar su inversión inicial ¿pero cómo, si soy bueno en lo que hago? el ingreso de un competidor puede generar que tengas que incrementar tu gasto publicitario, que aumente el alquiler en tu localidad o que tengas que pagar más a tu mano de obra calificada para que no se vaya a trabajar para tu competencia.

2.- Friend and Family.-

A menos que tu familia sea como la mía, ellos siempre te van a impulsar para que busques sacar adelante tu emprendimiento, frases de aliento te van a llover para que dejes a un lado los miedos que generalmente nos invaden al iniciar; pero  ¿te preocupaste en testear tu producto con terceros antes de sacarlo a la venta? o sólo se lo diste a tu familia y amigos para que lo prueben,  ¿tu servicio realmente es diferente y personalizado? o sólo lo supones. Lo ideal es que personas que no te conocen te den retroalimentación porque van a opinar de una forma crítica y sincera.

3.- No tener un “Norte” definido.-

No tener claro lo que te hace diferente y como debes gestionarlo para lograr tu objetivo es otro error bastante común, quizás al inicio podemos saberlo, pero la gran mayoría lo pierde en los primeros meses, ¿pero por qué? porque comienzan a pensar que no lo necesitan o en algunos casos, como si fueran barcos, piensan que si se desvían pueden mover el timón y reorientar todo rápidamente y eso en la realidad casi no sucede. Algunos también  piensan que todo va a estar bien porque están aquí para cumplir su leyenda personal y porque cuando quieres algo de corazón todo el universo conspira para que se realice tu deseo. (!Ya cuñao!). Debes tener claro a donde quieres llegar y lo que debes hacer para lograrlo.

4.- Mi negocio es mi hijo.-

No lo toquen, es mi hijo!…jajaja, si piensas que tu negocio, empresa o proyecto es un ser intocable te equivocas, puede tener errores de diversos tipos, generalmente con tu sello, y lo que te sugiero por experiencia es que los corrijas rápido, no esperes a que un error técnico y sencillo se convierta en un problema grande a largo plazo, el cual podría llegar a ser más costoso de arreglar. Lo mejor es recibir retroalimentación de las personas adecuadas y con experiencia en tu mercado, toma sus sugerencias con tranquilidad y sé sincero contigo mismo para que puedas evaluar si ese error debe corregirse ya. Muy pocas veces he visto alguien especializado aconsejando para mal a un emprendedor. Recuerda que hay muchas personas como tú emprendiendo, y muy posiblemente en el mismo rubro, así que no les des ventajas.

5.-No necesito a nadie.-

Nunca  tendrás la visión completa de todo el negocio tú solo, por eso es necesario contar con personas de experiencia que apunten al mismo objetivo que tú, personas que trabajen contigo no sólo “para ti”. Si decides que no necesitas a nadie y que tú puedes solo porque te acabas de leer tres libros de autoayuda de Cuauhtémoc o porque tu amiga te dice: “escucha a tu corazón, él lo conoce todo porque proviene del alma del mundo…”, te EQUIVOCAS, identifica a tu personal clave para que sea tu soporte en esta tarea titánica que es emprender en este país, cuida a tu personal comercial (esos que te traen los clientes, que generan los ingresos, que hacen conocido tu servicio o producto), identifica tus riesgos y siéntate a pensar con tu equipo como minimizarlos para que NO SUCEDAN, casi todos los riesgos son coberturables, sino me crees pregúntale a cualquiera que trabaje dentro de el área de gestión de riesgos de cualquier banco, financiera o caja de ahorros, si dice lo contrario se queda sin chamba.

Un saludo.

Dedicado a: FAL, AGM y MCH