Debes haber escuchado a una persona decir alguna vez: “no estoy preguntando sólo les estoy comunicando lo que voy hacer”, esa es una persona determinada (y en mi experiencia, esta frase antecede a una decisión mal tomada, casi siempre).

Sacar adelante un negocio o proyecto empresarial puede ser una experiencia linda y motivadora, sobre todo si estás acompañado de un equipo ideal y realizan una labor que les gusta, a pesar de esto siempre hay momentos, sobretodo al inicio, donde hay decisiones importantes que tomar para avanzar. Aquí comentamos tres valores que no debes pasar por alto al comenzar tu negocio:

Determinación

Las personas determinadas son las que, cuando toman una decisión avanzan hacia su objetivo, deciden qué hacer y se vuelcan con toda su energía y motivación hacia eso que creen debe hacerse, eligieron por ejemplo, abrir su primer negocio, invertir en traer una marca nueva a la ciudad o comprar equipos para elaborar un producto nuevo y que se venda maravillosamente; PERO, la determinación (ligada a la motivación) es difícil de mantener a diario en intensidad, te das cuenta cuando comienzas a escuchar que el emprendedor dice: “capaz me apresuré y no era el momento”, “uno nunca sabe lo que puede pasar” o “por lo menos lo intenté”. Para nuestros amigos emprendedores: SER DETERMINADO NO ALCANZA, tienes que apoyarte en la perseverancia.

Perseverancia

Ojo, digo PERSEVERANCIA, no paciencia, no pasividad; si vas a sentarte a esperar que los resultados se den, estás desperdiciando una enorme oportunidad de tomar las riendas y ver que indicadores te pueden decir si estas en la dirección correcta. ¿tu producto se vende bien?, ¿tu marca tiene alcance ? o ¿esos equipos que compraste para ese nuevo servicio tienen acogida en la publicidad que los promociona?, Usa la tecnología, usa internet o redes sociales para publicitar y ver tu acogida, para testear a tu público objetivo o por último ver qué les gusta y qué no a tus clientes. La perseverancia es constancia, es seguir buscando una y otra vez llegar a ese objetivo, ver que no funciona y corregir rápido, una y otra vez y quedarte con lo mejor, con lo que te trae a los clientes, es seguir cuando otros ya tiraron la toalla y “se bajaron del tren”, es seguir así te digan que no va a funcionar, así no te tengan fe. Ningún libro de autoayuda o curso presencial te la va a dar, la única forma de obtenerla es poniéndola en practica.

Estrategia

Si no tienes estrategia no tienes nada, así de simple, eres una pequeña balsa a la deriva. La estrategia es solo tener claro cuáles son los pasos a seguir para llegar a tu objetivo, cualquiera que este sea, tienes que tener al menos una meta y poner fechas para ver resultados, para realizar inversiones, para crecer. Parece sencillo pero cada vez hay un número mas grande de  emprendedores que lo pasan por alto, piensan que  primero sólo deben probar a ver si a su proyecto o negocio le va bien, ya después pueden pensar en estrategias, ¡ASI NO FUNCIONA!, en la mayoría de los casos, un negocio pequeño puede tener desde su inicio: una estrategia de servicio, una estrategia de desarrollo de marca o una de publicidad.

No te que quedes en tu zona de confort, si alguien te aconseja que te conformes con lo que tienes y no te alienta a lograr tus sueños, NO LO ESCUCHES NUNCA. Ya sabes, Sino no sabes por donde comenzar asesórate por personas especializadas en el tema en el que necesitas reforzar, siempre hay personas dispuestas ayudar y recuerda: los mejores se rodean de los mejores.